standard-title Cirugía artroscópica

Cirugía artroscópica

La cirugía artroscópica es un procedimiento quirúrgico mínimamente invasivo que utiliza un mecanismo óptico para visualizar el interior de las cavidades articulares, lo que hace posible confirmar diagnósticos e intervenir al paciente en el momento, garantizando una mayor precisión. 

La artroscopia es un sistema que se introdujo en España en 1980 siendo el Doctor Campos pionero en la Comunidad Valenciana al realizar las primeras artroscopias con éxito en 1982. Con el paso del tiempo la artroscopia se ha convertido en una técnica habitual y generalizada, habiendo contribuido el Doctor Campos en la formación de especialistas en artroscopia de Alicante. 

En los comienzos de esta técnica no había sistema visual con cámara y se realizaba directamente a través de una óptica con luz, mediante la cual se examinaba, se diagnosticaba y se trataba el interior de la articulación. Las imágenes artroscópicas son visibles directamente en la lente pero, para evitar riesgos, se conecta una pequeña cámara que permite grabar y visualizar todo el procedimiento. 

Actualmente se ha perfeccionado el sistema óptico gracias a la incorporación de cámaras HD de alta definición, sistemas de radiofrecuencia y motores. Esta mejora no modifica el procedimiento artroscópico por lo que la técnica sigue siendo mínimamente invasiva y, gracias a instrumentales específicos, es posible tratar problemas y lesiones como: roturas de meniscos, lesiones del ligamento cruzado anterior, lesiones del cartílago, fracturas de rótulas, mesetas tibiales, técnicas de realineación de rótula y rótulas luxadas, entre otras. 

Tratamientos de rodilla - Cirugía artroscópica

La ventaja respecto a la cirugía abierta es la posibilidad de realizar incisiones mínimas de apenas un centímetro, lo que permite acelerar la recuperación del paciente tras la operación, recibiendo el alta por norma general en las 24 horas posteriores a la intervención.