La lesión de ligamentos es una de las más comunes dentro del ámbito deportivo. Los ligamentos rodean y protegen la articulación, limitando la trayectoria de movimiento. Además aportan estabilidad a la rodilla por lo que una lesión de ligamento puede ocasionar dolor e inestabilidad.

Las lesiones de ligamentos más comunes son la de ligamento cruzado anterior (LCA) y el ligamento cruzado posterior (LCP). Cuando un ligamento se desgarra se produce lo que conocemos comúnmente como esguince o rotura de fibras.

Las causa más común de lesión de ligamentos es el estiramiento excesivo de estas fibras. Además, realizar movimientos bruscos como por ejemplo rotar con un pie fijo o un mal salto, puede repercutir a la hora de sufrir esta lesión.