La artrosis de rodilla es una enfermedad que produce una degeneración por desgaste en el cartílago de la rodilla. El cartílago amortigua los golpes y roces que se generan en la la articulación, protegiendo los huesos y favoreciendo el movimiento de la rodilla.El desgaste de la articulación puede generar dolor, que se incrementa al caminar o realizar ejercicio.

Al sufrir una artrosis y degenerarse el cartílago se produce una erosión del hueso que reacciona creciendo hacia los extremos provocando la deformación de la articulación.

Los tratamientos tradicionales para la artrosis de rodilla son meramente paliativos. En cambio, los tratamientos de tipo biológico como los Factores de Crecimiento Plaquetario han mostrado resultados positivos en la detención del avance de la artrosis. En casos en los que estos tratamientos no funcionen o se haya producido un desgaste considerable de la articulación, se debe recurrir a la cirugía y la colocación de prótesis como último recurso.