standard-title Los meniscos de la rodilla

Los meniscos de la rodilla

Así mismo en la rodilla encontramos los meniscos, que son discos fibrocartilaginosos sin terminaciones nerviosas, por lo que al lesionarse se produce molestia pero en ningún caso dolor. Los meniscos de la rodilla hacen de nexo de unión entre la tibia y el fémur y favorecen la estabilidad de la rodilla.

Los meniscos que se sitúan en el interior de la rodilla soportan alrededor del 40% de la carga que recibe la rodilla. Su función principal es actuar como amortiguador y aportar estabilidad en la articulación, haciendo que la función de extensión de la rodilla sea posible sin que exista rozamiento entre los huesos que la componen.

En caso de lesiones de meniscos de intensidad media o leve es recomendado el uso de terapias biológicas para acelerar el proceso de recuperación y evitar mayores complicaciones y lesiones.

Rodilla - Los meniscos de la rodilla